+8000

Team

Nacho Garrido (UIAGM)

Mi  contacto con la montaña empezó prácticamente cuando nací, en la sierra de Guadarrama donde me crié. Mi primeros pasos en la montaña fueron a lomos de un caballo. Podría decir que desde los siete a los catorce años los pasé encima de un caballo por la sierra de Guadarrama buscando vacas por la montaña.

A partir de la adolescencia fue cuando me aproximé a la montaña con mis propios pies, sea escalando en roca, en hielo, caminando, en bici o esquiando.

La verdadera aventura empezó hace alrededor de 20 años cuando decidí ir a vivir al Pirineo.

A nivel deportivo:

Antes y ahora me mueve la motivación por conocer y descubrir sobre todo escalando y esquiando.

Cuando llegue al Pirineo entre a formar parte del Centro de tecnificación y alto rendimiento de la Federación Aragonesa de montañismo. Principalmente me dio a conocer gente con las mismas motivaciones y energías, con alguno de los cuales todavía sigo compartiendo aventuras y escaladas.

Durante estos años me he dedicado a viajar y escalar por  varias partes del mundo: Asia, Marruecos, Patagonia, Andes, Jordania  y por todas partes de Europa. Actualmente sigo con las misma motivación por escalar y esquiar por  partes de la tierra que me quedan por conocer o simplemente por los jardines de mi casa.

A nivel Profesional:

Al mismo tiempo que dedicaba todo mi tiempo libre a escalar y esquiar, empecé a trabajar de guía en lo que fueron los inicios de la profesionalización de los guías de montaña en nuestro país. Hace ya 20 años.

Empecé a formarme primero como guía de barrancos, realice trabajos de Pister-socorrista en una estación de esquí y  luego termine mis formaciones de guía de alta montaña y monitor de esquí.

Hace siete años que obtuve mi certificado de Guía de alta Montaña UIAGM donde empecé a ser miembro de esta prestigiosa asociación.

Actualmente:

Sigo con las mismas motivaciones por escalar, esquiar y descubrir nuevos lugares.

Por motivos laborales paso la mitad del año en Pirineos practicando actividades de montaña tanto para mí como para mis clientes. La otra mitad del año lo paso entre el Valle de Chamonix y el macizo de Les Ecrins, en los Alpes, los cuales considero mi segunda casa.

¿Y el tiempo libre? Pues a viajar , escalar y esquiar con los amigos y mis seres queridos.

En resumidas cuentas, me siento un gran afortunado viviendo esta vida como un autentico sueño.

“No sueñes una vida, vive la vida como un sueño”.